El módulo WASH para TECHO México es un elemento de vivienda emergente para zonas de irregularidad territorial, restauración por desastres naturales o zonas rurales. Este módulo esta hecho con un sistema constructivo de prefabricación para reducir sus costos y tiempos de instalación. Sus materiales permiten una alta durabilidad y resistencia climática para poder beneficiar entre 600 a 900 familias anualmente.

Este módulo proporciona una infraestructura emergente progresiva comunitaria, a través de fácil montaje y alta tecnología sanitaria. En México 3 de cada 10 personas no tienen acceso a equipos básicos de agua, saneamiento e higiene en sus hogares.

Este módulo garantiza el acceso y la correcta gestión del agua, el saneamiento y la higiene básica para las familias de los asentamientos populares urbanos y rurales. El bambú se puede utilizar para fabricar todos los componentes de construcción, tanto estructurales como no estructurales.

 

El bambú es uno de los materiales de construcción más antiguos y versátiles con muchas aplicaciones en el campo de la construcción. Es fuerte y liviano y a menudo se puede usar sin procesamiento ni acabado. Las construcciones de bambú son fáciles de construir, resistentes al viento e incluso a las fuerzas sísmicas y fácilmente reparables en caso de daños.

Es utilizado en elementos estructurales, paneles y concreto aunque el uso de bambú se ha restringido en gran medida a estructuras debido al desconocimiento de los sistemas constructivos, la falta de datos de diseño estructural y la exclusión de normativas de construcción.

La construcción de edificios de bambú se caracteriza por un enfoque de marco estructural similar al aplicado con madera.  Los elementos de piso, pared y techo están interconectados y dependen uno del otro para la estabilidad general.

Las ventajas del uso de bambú como refuerzo de concreto en construcción son el bajo costo en comparación con el acero, tiene fácil disponibilidad y su relación resistencia / peso se compara favorablemente con el acero.